Su Entidad es un Banco Ético

Los valores centrales de un Banco Etico se basan en los siguientes criterios:

  • Liberar el uso de los fondos de ahorro recaudados por la entidad, para financiar organizaciones que ayudan a construir un futuro sostenible para las personas, las organizaciones y el medioambiente
  • Determinar una clasificación y un sistema de notación de las empresas de cara a la concesión de créditos. En aquellos cálculos se consideran diversos criterios sociales y ambientales (además de los criterios habituales), y se añade una fase de comparación con otras empresas del mismo sector sobre estos mismos criterios
  • Proporcionar productos financieros de inversión diversificados para aquellos inversores que deseen invertir en empresas que sean lo más "sostenibles" posible, directamente en el mercado (a través de un mandato de gestión delegado) o mediante una inversión en un fondo de inversión colectiva "sostenible"
  • Practicar la transparencia en sus políticas de inversión, considerando que los clientes tienen derecho a conocer los sectores de inversión y de desarrollo de la propia entidad financiera.

 

Banco Ético en busca de un proveedor / Partner responsable

Desde su creación en 1989, SAB ha incluido en su propio proyecto empresarial, los valores de desarrollo y progreso que se encuentran ahora reivindicados en el correspondiente RSE de la compañía (Responsabilidad Social Corporativa y Ambiental).

En SAB, estos valores se reflejan especialmente  en los siguientes actos:

  • Afiliación en el año 2007 al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, que promueve diez principios del Pacto Mundial sobre derechos humanos, condiciones de trabajo, protección del medio ambiente y lucha contra la corrupción.
  • n fuerte compromiso con el mundo de la educación y de la Investigación y Desarrollo a través de la firma de acuerdos que asocian la compañía con escuelas y establecimientos especializados dentro de este sector.